Dualfos Max KZ®

Fertilizante líquido con 100% del fósforo en forma disponible para las plantas (ortofosfato) y zinc en forma de sulfato. Se aplica sobre la superficie del suelo (“chorreado”) o mediante sistemas de riego (aspersión, goteo, microaspersión) durante estadios tempranos del ciclo de los cultivos.

Aporte de nutrientes (% p/v)

N (3,0%); P2O5 (22,5%); K2O (5,5%); S (1,0%); Zn (1%)

Nutrientes
en solución
100% del fósforo como ortofosfato, forma en la cual las plantas absorben este nutriente
Contiene azufre, potasio y zinc asimilables.
Solución ácida, no apto para aplicación al surco de siembra

Beneficios

  • Dosificación precisa y uniforme de nutrientes.
  • Aporta zinc que cumple importantes funciones fisiológicas en las plantas, como la síntesis de clorofila, proteínas y fitohormonas, estabilidad de las membranas plasmáticas, funcionamiento de estomas, desarrollo de flores, entre otras 
  • Posibilidad de aplicación en condiciones ambientales desfavorables como alta humedad relativa
  • Debido a la acidez del producto, ideal para aplicarse en suelos con presencia de carbonatos en la masa (usualmente con pH neutros a alcalinos), aunque también se los puede utilizar sin problemas en suelos moderadamente ácidos
  • Ideal para ser utilizados en sistemas de fertirriego con aguas duras
  • Optimización logística (dosis bajas de aplicación, se evita el manipuleo de fertilizantes sólidos durante la siembra, etc.)   

Recomendaciones generales de uso

Las dosis de aplicación se deben ajustar según el cultivo, las características de fertilidad de los suelos, y considerando las particularidades económicas y logísticas del sistema productivo. Este tipo de fertilizantes se deben integrar a los programas de fertilización fosfatada que pueden incluir o no el uso combinado con fertilizantes sólidos
Por aplicarse con máquinas pulverizadoras que colocan el fertilizante en bandas líquidas (“chorreado”) sobre el suelo en diferentes momentos, ya sea previo a la siembra y/o durante estadios tempranos del ciclo de los cultivos, las dosis pueden ser más elevadas que con los fertilizantes arrancadores.
Las dosis  para aplicaciones en bandas superficiales (“chorreado”) son variables dependiendo del cultivo y de la condición de fertilidad de los suelos.
A modo de referencia se presentan dosis orientativas.
Cereales
  • Trigo, Maiz y Sorgo: de 50 a 70 L/ha
Oleaginosas
  • Soja y Girasol: de 30 a 40 L/ha
Recursos Forrajeros:
  • Alfalfa, pasturas consociadas y verdeos invernales: de 50 a 70 L/ha